lunes, 20 de febrero de 2017

Un servicio porno gay destinado a homosexuales

Hola a tod@s, en Restaurantsespinelves iniciamos nuestra andadura como ya os conté anteriormente, desarrollando la novedosa idea que se nos había ocurrido. Pero sucedió que, sin esperarlo, nos surgió la primera disyuntiva con respecto a las preferencias sexuales de los clientes, cosa en la que admito no habíamos pensado.

Nuestra idea era ofrecer a los clientes de género masculino un servicio erótico basado en la presencia de una bella señorita vestida de lencería, pero ¿qué pasaba si el cliente en cuestión pertenecía al mundo gay? Sinceramente, ese problema nos cogió por sorpresa, pero surgió a las pocas semanas de empezar nuestro proyecto, y tuvimos que tomar una decisión.



Una pareja de hombres maduros, con pinta de ejecutivos o abogados, acudió a nuestro restaurante a disfrutar de nuestro servicio, y cuando le ofrecimos a una guapa española vestida de seda roja, acudieron a la dirección diciendo que eran gays, y que gustaban de los hombres. Nos quedamos de piedra, y la verdad es que no supimos reaccionar en ese momento, así que les invitamos a visitar nuestro local un tiempo después, con todos los gastos pagados claro, porque no podíamos satisfacerles en ese momento.

No tocó cambiar un poco la organización, y acudir a empresas de castings para porno gay amateur, pidiendo profesionales que quisieran trabajar también como camareros. La verdad es que para nuestra sorpresa, muchos fueron los interesados en unirse a nosotros, aunque al principio advertimos que era una especie de experimento y no sabíamos si saldría bien, con lo que el sueldo no iba a ser muy espectacular. Pero al parecer la novedad gusto mucho entre aquellos jóvenes, y nos pidieron unirse a nuestra plantilla.

Cuando volvieron a visitarnos los mencionados clientes, acudimos a nuestras nuevas incorporaciones, y lo hicieron tan bien, que estos hombres quedaron encantados, y aunque no aceptamos propina pues los habíamos invitado, nos aseguraron que volverían pronto. Y  lo hicieron, sí, pero esta vez con bastantes amigos de la misma orientación sexual, de tal modo que ocuparon uno de los reservados, y con tanto ir y venir de empleados al final acabaron montando orgías gays, cosa inédita en nuestro establecimiento.

No fue esa la última vez que nos visitaron, de hecho se han convertido en nuestros clientes VIP, y les estamos bastante agradecidos porque nos abrieron los ojos a un mundo que, a pesar de tantas buenas palabras e intenciones, sigue estando bastante discriminado; y lo digo como disculpa, porque nunca se nos pasó por la cabeza que se diera una situación así. Por suerte, todo ha acabado de la mejor manera, y nuestros servicios gay tienen tanto éxito, que estamos pensando en ofrecerlo también para el público homosexual femenino. Quién sabe si también las lesbianas no estarán deseando que les pongan de comer las más bellas señoritas, y que además tengan opción de tomarlas a ellas de postre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario